lunes, 9 de abril de 2012

¿No es un asco ser el segundo?

Cuando vas a tener un hijo, el primero, todo te parece poco: Cantidad, calidad, diseño, seguridad... lo quieres todo para tu pequeñín, y para conseguirlo, inviertes horas y horas en navegar por la red buscando lo mejor. No dudas en preguntar a familiares, conocidos y a todo aquél que se preste sobre carritos, cunas y chupetes.
Eliges una ropita monísima, la lavas con todo cuidado en un jabón especial para bebés. Cortas con esmero cualquier etiqueta que pueda causarle el más mínimo roce... lo que os decía, todo te parece poco.Con el segundo la cosa cambia un poco... 

Para empezar, casi no compras nada porque el segundo es nombrado, desde su concepción, Heredero Universal del hermano mayor. Lo hereda todo, pijamas, bodies, chaquetas... da igual que el tamaño no coincida con la estación, si en invierno el anorak del hermano le queda un tanto grande, se "arremeten" un poco las mangas... ¿que las camisetas le quedan como un chorizo embutido? Pues más mono que le encuentras así, marcando lorcitas...
Por supuesto hereda carrito, hereda silla para el coche, hereda trona (y con ella hereda alguna que otra mancha que no salió en su día), hereda sábanas, toallas, mantitas, hamaca, bañera...
¿Para qué vas a comprar juguetes si el hermano mayor tiene tropecientos que ha dejado "nuevos"? Empiezas a darle un nuevo sentido al concepto "nuevo". Nuevo ya no es nuevo, nuevo es  que aún se puede utilizar sin resultar peligroso para la integridad física de nadie. Qué mas da que no tenga el mismo lustre que en su estreno o que haya perdido un ojo, una rueda o un poco de color...Si no le puede dañar, al segundo le basta y le sobra.
Y es que los segundos son unos auténticos supervivientes. Sobreviven teniendo la mitad de atención, la mitad de los cuidados, la mitad de las medidas de seguridad, y eso en el mejor de los casos. Con el mayor esterilizas hasta las esponjas, el segundo tiene suerte si alguna vez le esterilizas una tetina. Cuando el mayor tenía unas decimillas de fiebre se encendían todas las alarmas y era debida y urgentemente atendido por personal cuilificado, vamos, por su pediatra. Cuando el segundo tiene fiebre entras, por fin, en el Club de los verdaderos padres: sucumbes a la automedicación. El mayor no lloró nunca más de unos minutos sin ser atendido, el segundo... en fin, que alguna que otra vez le toca esperar...
El día de mañana verá que su hermano mayor tiene cientos, qué digo cientos, miles de fotos de cuando era un bebé, unos vídeos geniales, que fue a matronatación cada sábado durante un larguísimo año y medio, que le enconjuntaban mejor, que nunca salía de casa sin colonia, que hacía "uuh" y tenía a tooooda la familia encima escudriñando a ver qué le pasaba, que le hacían un masajito cada noche después del baño... verá todo eso y quizás sienta un poco de envidia.
Pero también verá que su hermano mayor, el envidiado, no tuvo un divertido pitufo de ochenta centímetros a su lado desde el primer día, no tuvo una carita sonriente mirándole cada mañana y diciéndole con voz de muñeco... "no llodes, no pasha nada", tampoco tuvo unas manitas regordetas que jugaran con él a quitarle el chupete... Y a la larga, aunque en ciertos momentos sienta un poco de pelusilla por lo que le faltó, se acabará dando cuenta de que todo eso es mucho más molón que el simple olor a nuevo de un pijama.

23 comentarios:

  1. Qué último párrafo más enternecedor... sin duda, eres la bambi de la madresfera por más que te hagas la dura.

    We love you, caótica! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jooo, qué bonito lo de bambi, me ha encantado! Si en el fondo es verdad que soy una blandengue...

      Qué poquito queda para vernos!
      Besitos a los dos

      Eliminar
    2. No puedo estar más de acuerdo con mi amigo paparracho... eres una tienna con piel de lobo, bueno, en realidad tampoco tienes tanta piel de lobo... en todo caso de fieltro ;)

      Eliminar
  2. Supongo que ser el segundo no debe ser fácil y ser la madre de este tampoco, yo como solo tengo uno, no me asaltan esas dudas.

    Pero te diré que yo como segunda, no tengo ningún recuerdo de cosas usadas, prestadas y de segunda mano. Cuando tenga edad para pedir, ya no le va a valer eso de "ya tienes el de tu hermano"
    Así que aprovecha mientras puedas que luego vas a tener que pagar por dos!!
    Un besote

    PD; Tener un hermano mayor no tiene precio, para todo lo demas...ya sabes, la visa!!!:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tengo que aprovechar ahora que no me pone pegas, dentro de un par de años tendré que buscarme otras artimañas ;-)

      Guapita, que el domingo está ya a la vuelta de la esquina! Besos

      Eliminar
  3. QUé chulo el post! Da penita pensar que los segundos tienen que sacar su fuerza para sobrevivir...pero suena tan ciertooo...Espero experimentarlo pronto, jeje...

    Me ha gustado mucho y sobre todo el último párrafo...Me imagino a laniña en ese plan, tiene auténtica obsesión por los bebés!!

    Yo soy la tercera de siete, así que una Rambo en la familia, con pocas fotos, pero bien querida también!

    Un beso, darlingggggg!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, la verdad es que mola mucho tener dos!
      Y el pequeñín seguro que el día de mañana se alegra de ser el segundo porque ya se sabe que el mayor es el que va abriendo camino...

      Besos sardinilla

      Eliminar
  4. Pero que cierto es todo, si es mi mismo relato Noa se esta criando rodeada por todo lo que comentas, además de añadir que Noa tiene una segunda mamá llamada Cloe que quiere bañarla,cambiarle el pañal darle el biberón y hasta sacarle los moquitos que según ella le molestan a su hermanita, es que con el segundo tienes los poderes de supermadre ya que te tienes que dividir en dos multiplicar tus brazos y hasta las horas del día pues ya con 24 no te es suficiente, pero que felices somos con dos canijos o en mi caso con dos canijas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Cloe es taaaaaan dulce, me muero de ganas de verlas a las dos.
      Miguel también ayuda mucho, lo que pasa es que para darme un pañal primero tira doce, para coger una toallita saca veinte... Pero la intención es lo que cuenta!!!

      Muchos besitos guapa!

      Eliminar
  5. Pobres segundones, con esa frase de



    : "no le compreis mas juguetes que tiene de too" que tiene de "too"? sera que tiene su herman@ y sin quererlo se lo ha cedido a su hermanit@ menor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas veces habré dicho yo eso!!! Madre mía!!! Y al final todos de morros, el pequeño porque no es algo nuevo y el mayor porque le estamos dando algo suyo... ;-)

      Eliminar
  6. muuuuy bonito pero anda entre todos si hace falta ponemos un eurillo y te dejamos ir al Carrefu por un pijamita nuevo----pobreeeecito canijo la tía desmadres va a poner orden si hace FALTA oiga uste pida que aquí haremos que el niño estrene---aunque sea tíos virtuales :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay amiga mía! No me atrevo a decirte nada que eres capaz de encontrar quien haga pijamitas de crochet!

      No te voy a mentir, alguna cosilla que otra ha estrenado, sobre todo gracias a su abuela, que también fue segunda y se identifica mucho con él...

      Besos desmadrosa!

      Eliminar
  7. Precioso relato... Y gran verdad. Y el final es genial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno guapa, tú lo sabes bien ya que ocupas un segundo puesto... y encima compartido!!!

      Besitos

      Eliminar
  8. ¡Me ha encantado tu post, sobre todo tu reflexión final! Cuánta razón tienes!!
    En mi casa somos tres hermanos y mi madre siempre nos describe como: la primera (yo) la mimada y consentida; la segunda (mi hermana) la heredera, efímero bebé y gran superviviente porque 14 meses más tarde nacía mi hermano, el ojito derecho.

    Así que sí, los segundos son unos auténticos supervivientes heredatodo, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí ya con 3, la verdadera superviviente me parece tu madre!!!
      Un beso guapa

      Eliminar
  9. Hola! nos gustaría formar parte de tu blog y que la gente nos conozca a traves de el!
    Si es posible..estaríamos encantados de hacerte menciones y publicar enlaces en donde podamos..
    dime si es posible y de que manera y nos ponemos de acuerdo! un saludo y mucho exito!

    ResponderEliminar
  10. Hola, acabo de conocer tu blog, me quedo por él, cuando te apetezca las puertas del mío están siempre abiertas.
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elva, bienvenida!
      Un beso y gracias por leerme!!

      Eliminar
  11. Me ha encantado este post! He escrito y reescrito mucho sobre como se sentirá la peque con la mayor y viceversa, pero tú lo has expresado a las mil perfecciones. Me uno a tus seguidores.

    ResponderEliminar
  12. Ser la mayor tambien es un asco, porque tu que harías cuando tienes un hermano pequeño q te molesta las 24horas? O que el sin querer (creo) abra la puerta de los pajaritos y todos salgan volando? O que pinte tooda la pared de tu cuarto de color negro com pinturas? Y te puedo decir muchíssimas cosas más. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Madre mía... Hace poco que conocí tu blog y solo había leído alguna entrada pero hoy le he dedicado un buen rato y me has conquistado por completo. Felicidades, es genial :)

    ResponderEliminar

No te cortes, dime lo que piensas...