lunes, 24 de agosto de 2015

El Proyecto Esposa y otros. Uno al mes

Por segundo mes consecutivo me voy a saltar la dinámica de nuestro pequeño Club y voy a comentar varios libros en lugar de uno solo. Luego me quejo de que nuestra "jefa" me llame cariñosamente "la anarquista"... 

Durante este mes de agosto he leído bastante. El tener más tiempo libre ha contribuido, sin duda, aunque también la nueva kindle que mi paciente y nunca suficientemente ponderado esposo me ha regalado. 

Hasta me he creado mi propio sistema de valoración de libros:



Las categorías "no es para mi" y "vacío existencial al acabar" se han quedado desiertas este mes. Ni para la basura, ni para la eternidad... 

De menos a mas:


Cartas a una extraña, de Mercedes Pinto. Es un libro aparentemente interesante; el argumento en principio suena bien: tras morir su madre y tras varios años alejada de su entorno, una chica regresa a su casa de siempre y debe enfrentarse a los duros recuerdos, así como a unos misteriosos sucesos ocurridos en su familia. Sin embargo, no me ha convencido la forma en que está escrito. Aún así, se lee fácil y entretiene. 



Los muertos no aceptan preguntas, de Antonia Romero. Éste apareció en mi kindle y no sé ni cuándo lo compré, ni qué me llamó la atención para hacerlo. A pesar de todo lo he leído y bueno, pues como la categoría dice:"ni fu ni fa". 
Entretenido, con un toque de misterio que deseas desvelar, fácil de leer... Eso es todo. 


Responde primero a la segunda pregunta, de Patricia Tablado. Esta novela, escrita por una famosa bloguera, pertenece al género chick-lit, novelas para mujeres, lo cual, de por sí, ya me pone un poco nerviosa, la verdad. Está bien escrita, es entretenida, lectura ligera perfecta para el verano. Pero este género, como ya vi cuando me leí la ultrafamosa "En los zapatos de Valeria", no es para mí. 


El santuario del diablo, de Marie Hermanson. Elegí esta novela porque me acababa de leer otra de la misma autora (la cual comento más adelante) y me gustó tanto, que quise repetir. Está muy, pero que muy bien. Tanto la trama como la forma en que está escrita, la descripción de los paisajes, de los personajes... Consigue que te veas en mitad de los Alpes suizos en una atmósfera opresiva y misteriosa. 
Sin duda es 100% recomendable. 


Loca por él, de Helen Fielding. Ah, qué bonito, estaréis ahora pensando, primero dice que no le gustan las chick-lit y ahora le casca 3 estrellas a la novela de este género por antonomasia. Pues sí, y tengo mis razones. En primer lugar que, como decía una compañera de trabajo, todos debemos de tener al menos cinco contradicciones. Y vivir con ellas. En segundo lugar Bridget Jones no se puede decir que sea la típica mujer liberada, sexy y que solo piensa en sus zapatos Manolo Blahnik. Bridget Jones es la imperfección hecha persona, y a mí eso me chifla. Algún día escribiré en el blog sobre mi debilidad por la imperfección.
Por último os diré que esta tercera parte me ha parecido la mejor. He reído y llorado a partes iguales, todo ello salpicado de humor, de ternura, de vergüenza ajena, de empatía... Me ha encantado, para qué lo voy a negar. 



Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café, de Isaac Pachón. Lo compré sin saber que era un libro de relatos, lo cual dio lugar a una pequeña decepción inicial al comenzar a leer. Decepción breve, os lo aseguro, porque son una maravilla, del primero al último. 
Están tan bien escritos, cuentan tanto en tan pocas palabras... Algunos son absolutamente inolvidables; los acabas y  necesitas unos minutos para saborearlos un poco más antes de pasar al siguiente. 
Altamente recomendable su lectura.


Una extraña en la playa, de Marie Hermanson. De la autora de "El santuario del diablo". Como en éste, los personajes están muy bien definidos, parece que los conocieras al dedillo, el entorno, las experiencias a las que se enfrentan, todo está tan bien narrado, tan bien descrito... casi consigue que huelas el mar y oigas las gaviotas de fondo.
Sin duda un libro perfecto. 


El guerrero a la sombra del cerezo, de David B. Gil. Quién me iba a decir a mí que una historia de samuráis me atraparía de tal forma. Y sin embargo, lo hizo. No leí esta novela, la devoré. De pronto me encontré en el Japón medieval, rodeada de samuráis y médicos, y señores de casas feudales y misterio, y aventura, y amor, y venganza... Consigue un ritmo en ocasiones trepidante, y por momentos sosegado, con un montón de frases para la reflexión. Un diez de libro.


El proyecto esposa, de Graeme Simsion. Y por último: la sorpresa. Lo leí por recomendación de otra participante de este club y lo hice con desconfianza, pues también elogió otro que a mí me había espantado. Aún así, me lancé. 
Qué descubrimiento: es entretenido, inteligente, tierno, con un sentido del humor maravilloso y un protagonista que, aunque sea como Sheldon Cooper novelado, consigue que te enamores de él y sus "cosillas". 
Aunque no ha llegado a la categoría de "vacío existencial al acabar" sí que me ha dado auténtica pena terminarlo, y de hecho ya le he echado el ojo a la segunda parte... 


Y éste ha sido mi resumen de lecturas del mes de agosto. Si has llegado hasta aquí, felicidades, tienes mucho mérito!!




martes, 28 de julio de 2015

Ese loco bajito...

Mañana cumple cuatro años uno de mis locos bajitos. El más loco y más bajito, para ser más exactos. Cuatro años. No imagináis lo increíble que me resulta. Ya sé que es un topicazo, pero es que realmente me parece que fue ayer cuando nació. 

En estos cuatro años ha sabido hacerse su propio hueco, a pesar de que todos sabemos que ser el segundo es un asco. Con sus ojazos azules y su pícara sonrisa ha sabido ganarse sus propios títulos. No cabe duda de que es el comediante de la familia, a muecas no le gana nadie, ni a payasadas, ni a golpes que nos dejan a todos con la boca desencajada de la risa. Aunque también es el campeón de la furia y la cabezonería. 

Pero bueno, así son las grandes personalidades, intensas hasta el extremo. Es el que más ríe y el que más llora. El que más disfruta, el que más se aburre, aunque también el que más cede y el que mejor comparte. 

Las circunstancias de la vida han querido que mañana no tenga un macro cumpleaños como otras veces, pero tendrá lo que para él es realmente imprescindible: la risa fácil de su hermano, alguna chuche y unas velas para soplar. Y para qué queremos más.

Felicidades pequeño.  


sábado, 25 de julio de 2015

El lector del tren de las 6.17. Uno al mes

A lo largo de este mes he tenido muchísima suerte y me he leído unos libros estupendos. Elegir únicamente uno me ha resultado imposible, así que me he decantado por dos, que tienen un clarísimo denominador común:



El lector del tren de las 6.27h.
Esta breve reseña se podría titular: un pequeño e inesperado tesoro.

Elegí este libro prácticamente al azar, en apenas minutos, cuando me iba de viaje y caí en la cuenta de que no tenía nada que leer.  Ni siquiera leí la sinopsis, me dejé llevar por el título. Sin más. Mi única pretensión era tener algo que hacer durante las siguientes cuatro horas.

¿Y qué suele ocurrir cuando nada buscas? Pues que lo encuentras todo.

Este libro es una de esas pequeñas joyas con las que te topas muy de vez en cuando. Es cortito. Creo que el autor ni siquiera tuvo grandes pretensiones con él. Sin embargo, en sus escasas páginas he encontrado momentos de ilusión, de ternura, una prosa impecable, personajes de los que encariñarse, hasta algo que hizo que por un momento me quedara con la boca abierta…

Por supuesto me lo ventilé durante el viaje ¡fui incapaz de levantar la cabeza en todo el trayecto!

Muy recomendable para pasar una agradable tarde veraniega, y si es en una hamaca a la sombra, pues tanto mejor.


La chica del tren
Si el libro anterior lo elegí por urgencia, éste lo elegí por precio. La razón fue tan simple y banal como que lo encontré de oferta.



A pesar de compartir hilo conductor con el anterior (el tren), no tienen nada que ver. Éste es un thriller trepidante que te atrapa de principio a fin. No es que quieras saber qué pasa, es que consigue que NECESITES saberlo.

La estructura es, además, muy original: Una misma historia contada desde la perspectiva de tres mujeres distintas. Por momentos es muy duro, con algún pasaje incluso desgarrador, pero tan bien narrado que, aunque duela, no puedes parar de leer con ahínco.

Una lectura fácil y entretenida,  perfecta para las vacaciones.






"Uno al mes" es una iniciativa de Mamás Full Time y estamos ansiosas por ampliar nuestro club de lectura, ¡anímate a participar!






viernes, 17 de julio de 2015

Natación

No es la primer vez que os hablo de las clases de natación de mis hijos. 

Dos días por semana, repito, dos días por semana, tooodas las semanas de tooodos los meses del largo, larguísimo curso. Nada más y nada menos. Más de ochenta veces preparando las mochilas el día anterior, organizando las meriendas, corriendo de acá para allá, sudando en el vestuario (dios, qué horror el momento vestuario), poniendo bañadores, colocando tapones, ajustando gafas, saludando por el cristal, buscando chanclas en objetos perdidos, deshaciendo mochilas, lavando bañadores, tendiendo toallas... Todo multiplicado por dos.

Un infierno en vida.

Pero entonces llega el verano y ves como tus dos micos se tiran a la piscina sin miedo, disfrutando del agua y nadando cual pececillos, y tu mente hace un flasheado que te obliga a reconocer lo que es, sin duda, evidente: el esfuerzo merece la pena.



lunes, 13 de julio de 2015

Migueladas...

Definitivamente, mi hijo Miguel es un filósofo...






martes, 7 de julio de 2015

Cada uno tiene su tara...

Este dibujín está dedicado a mi amiga María, la única persona en el mundo que soporta mis rarezas a la hora de ir de compras...


miércoles, 24 de junio de 2015

Mamma Mía!. Uno al mes

Mi elección para este Uno al mes es un libro de los que yo llamo "de cabecera". Son esos libros ideales para tener de forma permanente en la mesilla y echarles un vistazo antes de dormir: Imposible no apagar la luz con una sonrisa. 

Se trata de "Mamma Mía", el nuevo libro de la ilustradora Agustina Guerrero. Me encantan sus dibujos,son tan expresivos!!! Cada página cuenta tanto en tan poco... Bueno, os habréis dado cuenta ya de que soy #muyfan. 



En esta nueva entrega nos describe a la perfección, con todas sus luces y sus sombras (que las hay, y muchas, y todas nosotras las conocemos) su embarazo. Es tierno y cómico a la vez. Además su estilo dibujando es sencillo pero con una gran personalidad. 

En fin, que desde luego me parece altamente recomendable. 


sábado, 6 de junio de 2015

A los pies de Jonny Duddle

¿Conocéis a este escritor? Nosotros lo hemos conocido hace poco, pero nos hemos hecho sus "fans number one".


Empezamos con "El Zampa Piratas". Es super original, con unas ilustraciones increíbles. Ojo, que no es el típico cuento para niños tierno e inocente... para nada! Está escrito íntegramente en verso y su "tralalalalá, tralalalí" seguro que os atrapan tanto como a nosotros. 

En vista del éxito encargamos "Gigantosaurio". Chulísimo también. Es como el cuento de "Pascualín el mentiroso", pero en la época de los dinosaurios. 


Todos traen una página con desplegable que a mis canijos les requetechifla... Éste incluso trae un pedazo de póster del Gigantosaurio nada apto para seres cándidos.. ;-) 

Nuestra última adquisición ha sido "El Rey del Espacio", además de traer también un póster, aparece un robot "lanzacaca"... imaginad sus caras al leerlo! Quizás es el más flojo de los tres, pero sigue siendo un libro totalmente fuera de lo común.

De entre todos, nuestro favorito sin duda es "El Zampa Piratas", lo hemos leído ya mil veces y todavía flipamos con el final. Es divertido leerlo poniendo voces y canturreando con el violinista "tralalaliii, tralalalaaaa"...



Dentro de poco compraremos "Mis vecinos los piratas", ya os contaremos qué tal. 



miércoles, 3 de junio de 2015

Café teatro Serendimpia

La semana pasada tuvimos la suerte de cara y nos tocaron unas entradas en la web Mamá tiene un plan. Si no conocéis esta página os animo a visitarla, pues está llena de planes, actividades y sorteos.

Las entradas eran para una obra en un café teatro llamado Serendipia, situado en el barrio de Quintana, en Madrid.


Es una sala de microteatro. Para quienes no estéis muy familiarizados con el género, os recomiendo que probéis. Son obras muy cortitas, para un público reducidísimo en un espacio también muy pequeño, en el que casi puedes tocar a los actores. Me parece perfecto para niños porque al durar tan poquito, les resulta muy sencillo comprender y seguir el argumento.

Vimos dos obritas: Un tesoro diferente y Ser valiente es suficiente, y ambas les encantaron a los canijos. La verdad es que a nosotros también, pues estaban entretenidas y muy bien interpretadas. 


Para quienes sois de Madrid os animamos a que vayáis, la gente que lo lleva nos pareció majísima, y les deseamos toda la suerte del mundo con este bonito proyecto que han montado. Podéis consultar el programa y horarios en su web.



Repetiremos seguro, pues es un plan perfecto para un sábado o domingo por la mañana: una obrita de teatro y después a comer unas bravas al Docamar, que está a unos pocos metros y es un sitio mítico en la zona. 





jueves, 28 de mayo de 2015

La Templanza. Uno al mes

Me ha costado escribir la reseña de esta novela porque me invade la indecisión. ¿Me ha gustado como para recomendarla? ¿Me disgusta tanto como para renegar de ella? 

Pues ambas... y ninguna. 

Tengo sentimientos encontrados. Por una parte me encanta cómo María Dueñas es capaz de trasladarnos a otras épocas, otros lugares, otras realidades por muy remotas que sean. Consigue describir tan bien los escenarios, y elabora unos personajes tan bien definidos, que me ha resultado tremendamente fácil meterme en la novela y sentir que la vivía en carne propia. 

Además, logra como nadie dar agilidad y tensión al relato. Los últimos capítulos son, sencillamente, trepidantes.

Sin embargo, hay algo que no he conseguido con esta novela y que hace que todo lo demás, aun siendo mucho, no me parezca suficiente: No me he creído la historia de amor. Pero nada. Ni un poquito. 

Las comparaciones son odiosas y no puedo evitar rememorar "El tiempo entre costuras". En ésta, además de la pedazo de historia que nos contaba, la relación entre Sira y Marcus me pareció preciosa, la química que había entre ellos traspasaba las hojas y consiguió electrizarme en muchos momentos. 

Nada parecido a la historia de La Templanza en la que no me he llegado a creer el amor entre los protagonistas ni por un segundo...

Así que, retomando el principio, me pregunto qué hacer, si recomendaros que la leáis, o marcarme un "pasapalabra"... Lo dejo a vuestro entender.  






martes, 5 de mayo de 2015

Campamentos urbanos

Hoy se ha abierto el plazo para solicitar plaza en uno de los "campamentos" organizados por el Ayuntamiento de Madrid en centros escolares públicos. Cada vez que me toca hacer este trámite me sube la bilis. 

Lo primero que me chirría de este asunto es que para el Ayuntamiento es su medida estrella de CONCILIACIÓN de la vida familiar y laboral, y, tócate los kinder que finaliza a las 15.30 de la tarde!!!
Si vives en Madrid sabrás que para estar en cualquier sitio a las 15.30, tienes que salir de donde estés, como muy tarde a las 15.00... ¿y quién sale a las 15.00 de trabajar? ¿los funcionarios? A la gente normal, trabajadores por cuenta ajena, ya nos gustaría...

Luego está el tema de que, pese a hacerse en colegios públicos, cualquier niño puede acceder a ellos. Es decir, que aquellos padres que llevan a sus hijos a la escuela concertada o a la privada porque la pública no les parece lo suficientemente buena para sus retoños, no tienen el mínimo reparo en hacerlo para solucionarse la papeleta a un buen precio. Pues mira, no. No me parece bien. Si hubiera plazas de sobra no me importaría tanto, pero habiendo tan pocas plazas como para tener que hacer sorteo, las plazas deberían reservarse para quienes apoyamos y valoramos la escuela pública todo el año, no sólo cuando la cosa se pone fea. A las duras  y a las maduras.

Los padres que eligen la concertada y la privada que pidan a sus chupicoles que organicen campamentos durante el verano, que para eso pagan sus buenos dineros a lo largo del curso. Y que desgasten sus maravillosas instalaciones, ya de paso. Que a nosotros, los de la pública, bastante nos cuesta que nos tengan nuestros coles medio en pie. 



28 de mayo de 2015. Edito el post.

Raro en mí, pero creo que es de Justicia.

Lo primero que cambiaría es mi desafortunada expresión de "gente normal" en contraposición a los funcionarios. Primero porque es evidente que ellos también son normales, y segundo porque es una generalización absurda y muy poco propia de mí el pensar que todos los funcionarios tienen un horario así de goloso. Mis perdones y mi agradecimiento a Irene More por hacérmelo ver ;-)

Lo segundo es acerca de mi inclusión en el grupo de chupicoles a los concertados. Sigo segura de que el 80%  de quienes llevan a sus hijos a la Educación Concertada lo hacen por decisión libre y consciente y porque les gusta más que la Pública, sin embargo, tras una intensa conversación con mi amiga Inma, tengo que reconocer que hay un cierto número de casos en los que a los padres no les queda más remedio que aceptar la Concertada, y excluirles de estos campamentos sería como un doble "castigo" para ellos. 

Y nada más, que me ha quedado más larga la edición que el propio post. 

domingo, 3 de mayo de 2015

Feliz día de la madre

Hoy es el día de la madre y me ha dado por pensar… qué peligro, pensaréis.

Soy madre. No sé si soy buena o mala madre, pero lo que sí sé con toda seguridad es que me encanta serlo.

Cuando decidí tener hijos, lo hice de forma libre y meditada, a mi edad y con los medios e información que tengo a mi alcance, hacerlo de otra forma hubiera sido una sandez. Cuando lo decidí sopesé muchísimas cosas, entre ellas, las renuncias que tendría que hacer.

Nadie me engañó. Nadie me condujo a la maternidad pintándomela de color de rosa. Nadie me dijo que podría seguir como hasta ese momento.

Soy madre de dos niños pequeños. Esto conlleva que no puedo salir con mis amigas tanto como me gustaría. No puedo leer tanto como leía. Seguramente el ser madre ha perjudicado mi carrera profesional. Voy a la peluquería menos veces que antes, me compro menos cosas, dedico menos tiempo a mi marido. Hago menos cursos. Tengo muy mermada mi vertiente reivindicativa y participativa. Voy menos al cine, o a cenar fuera. Noto cómo he perdido neuronas que sé que no recuperaré jamás. Duermo muchísimo menos de lo que necesito.

Y, ¿sabéis qué? Que soy feliz. A pesar de todo.

Dedicado a todas las madres que no sufren por sus renuncias, aunque sean conscientes de ellas.



lunes, 27 de abril de 2015

Va de libros...

El día del libro leí un post de Remorada que me encantó, lo podéis ver aquí. En seguida me dio la envidia, así que... aquí va mi cuestionario.

1. El último libro que has leído:
El balcón en invierno, de Luis Landero. Es la primera vez que leo a este autor y me ha gustado bastante.

2. Un libro que cambió tu forma de pensar:
Bueno, más bien, casi cambia mi forma de pensar. De hecho, me hubiera encantado que lo hubiese conseguido. Se trata de Cartas a Nicodemo, de Jan Dobraczynsky, y casi consigue que encuentre mi fe.

3. Un libro que te ha hecho llorar:
Soy llorona por naturaleza así que muchos me han hecho llorar, muchísimos. Pero hace poco leí uno que fue totalmente catártico, lloré de principio a fin: La vida era eso, de Carmen Amoraga. 

4. Un libro que te ha hecho reír:
Se me viene a la cabeza Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza. Sin embargo, he de confesar que con Mejor Manolo de Elvira Lindo mi marido decía que se retemblaba la cama con mi risa contenida.

5. Un libro prestado que no me han devuelto:
Y buena pena que me da, porque es un libro que me encantó en su día: De parte de la princesa muerta, de Kenizé Mourard.

6. Un libro prestado que no has devuelto:
Tengo las Sonatas de Valle Inclán cogidas de la casa de mi abuela desde hace... qué se yo... veinte años? Quizás incluso más. Pero ella me lo perdona todo ;-)

7. Un libro que volvería a leer:
La elegancia del erizo, de Muriel Barbery. Uno de mis libros fetiches.

8. Un libro para regalar a ciegas:
Qué difícil... No me veo capaz de elegir un libro universal

9. Un libro que me sorprendió para bien:
El lamento del perezoso, de Sam Savage. Qué pena que este escritor descubriera su don tan mayor.

10. Un libro que robé:
No es por quedar bien pero creo que ninguno. Creo que nunca en mi vida he robado un libro.

11. Un libro que encontré perdido:
Dios vuelve en una Harley, de Joan Brady. No era para mí. 

12. El autor del que tengo más libros:
Dudo si será Eduardo Mendoza o John Irving. Tendría que levantarme a mirarlo pero me da pereza.

13. Uno de los primeros libros que leí en el colegio:
Pues curiosamente fue un libro de amor, lo recuerdo perfectamente, se llamaba Ben quiere a Anna de Peter Härtling. 

14. Un libro valioso:
Seda, de Alessandro Baricco, una edición absolutamente increíble ilustrada por Rebecca Dautremer. Regalo de la inspiradora de este post que atesoro con auténtico fervor.

15. El libro que estoy leyendo ahora mismo:
La templanza, de María Dueñas.

16. Un libro que prohibiría:
A mí ésto me huele a censura... no no no. Para gustos los colores.

17. Un libro que llevo tiempo queriendo leer:
Los ojos amarillos de los cocodrilos, de Katherine Pancol, más que nada por ver si tanta fama es o no merecida. 

18. El próximo que voy a leer:
Aún no lo se. Soy leedora pobre por lo que casi todas mis lecturas dependen de la disponibilidad de la biblio o de las novedades de mi padre.

19. Un libro que no leeré jamás:
Cualquiera de Paulo Coelho. Tampoco son para mí. 









jueves, 23 de abril de 2015

El balcón en invierno. Uno al mes.

De nuevo me decanto por un escritor español: Luis Landero.

El escritor nos narra, en tono autobiográfico y de una forma deliciosa, cómo fue su infancia en tierras extremeñas y su primera juventud en un popular barrio madrileño.

Con un estilo impecable logra trasladarnos a la increíble, a la par que durísima vida en el campo allá por los años cincuenta. Todos los sacrificios, carencias, padecimientos... que él, desde sus recuerdos de niño, rememora con auténtica nostalgia.

Me encanta la descripción que hace de sus familiares, gente curtida por tanta dureza, los lugares, las situaciones. Cómo conseguían ser felices con tan poco.

Hay una parte del libro que me ha resultado especialmente emotiva. Cuando se arrepiente de no saber más sobre la infancia de sus padres, de no haberles preguntado lo suficiente cuando tuvo ocasión, de haber desaprovechado demasiadas conversaciones en torno a un buen brasero.

En definitiva es un libro tranquilo, sin una acción trepidante, ni un ritmo que te deje sin aliento, pero es, sin duda, un libro que te deja un poso difícil de olvidar.